Me diagnosticaron con VIH ¿Y ahora…?

Es difícil adaptarse a la idea de estar infectado con el VIH. Surgen temores e inquietudes; hay demasiada ansiedad, angustia y la persona se siente insegura y vulnerable sobre su futuro. Entre las primeras inquietudes que surgen es con quién debo compartir esta noticia; en este sentido, se debe escoger muy bien a quien se le va a contar y cuál es el mejor momento para hacerlo. Compartir esta noticia puede generar situaciones difíciles que dificultan el proceso de aceptación de esta nueva condición. Desafortunadamente, existe aún un estigma frente al tema del VIH y hacia las personas que están infectadas.

Debes tener muy claro el motivo por el cual quieres compartir esta información con alguien en particular y que no sea producto de la ansiedad y tristeza que sientes en el momento.

Para aceptar el diagnóstico es importante tener en cuenta varias cosas que facilitarán este proceso. El estar infectado con este virus no significa que tu vida haya terminado; puedes tener una vida plena y por eso debes seguir adelante. No es momento para hacerte recriminaciones, ni para pensar que las cosas pudieran ser diferentes de haber actuado de manera distinta. Hay que pensar y seguir planeando tu futuro.

Por más que sientas muchas ganas de estar solo (a), debes seguir con tu vida social; tienes que tratar de seguir con la rutina de tu vida de la mejor manera posible. Por difícil que sea aceptar esta nueva condición en tu vida, hay millones de personas que han pasado por lo mismo y lo han logrado. Con la ayuda y la actitud adecuada tú también serás capaz. Debes alejarte de las personas que creen saberlo todo sobre el VIH-1; con relación a esta infección solo escucha personas que tienen conocimiento sobre el tema, en particular el personal médico y paramédico que hace parte de los programas que manejan personas infectadas.

A medida que transcurre el tiempo y con la aceptación del diagnóstico van apareciendo otros interrogantes que generan nuevas angustias y que eventualmente pueden llegar a tener algunas implicaciones legales. Entre estos, se destacan los siguientes

  •  ¿Estás obligado a contarle a tu pareja actual, o a personas con quienes hayas tenido relaciones sexuales previas?
  • ¿Debes informar sobre tu infección a personas que te vayan a prestar un servicio médico?
  • ¿Puede algún personal médico o paramédico rehusarse a atenderte si eres VIH positivo?
  • ¿Debes informar sobre tu infección en caso que quieras sacar un seguro de vida?
  • ¿Existe alguna circunstancia en la que te puedan exigir revelar tu condición de infectado?
  • ¿Existe alguna circunstancia en la cual tengas la obligación legal de revelar que eres VIH positivo?

Desafortunadamente para estas y muchas otras preguntas que tienen que ver con esta infección, no existen respuestas absolutas que puedan ser aplicables en todos los casos. En próximas entregas se evaluarán situaciones específicas que pueden orientar en este aspecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s