¿Cómo cuidar de mi salud mental?

Salud mental es definida por la Organización Mundial de la Salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Cuando los seres humanos pasamos por situaciones difíciles esta se puede ver alterada y es en ese momento cuando aparecen sentimientos y pensamientos negativos que requieren cuidado e intervención.

Para cuidar tu salud mental es importante que vivas en un ambiente apropiado y que practiques distintos hábitos de vida saludable, algunos de ellos son:

  • Tener horarios de sueño y descanso adecuados; se recomienda un tiempo entre 6 y 8 horas. Sin embargo, todos somos diferentes y seguramente encontrarás tu punto ideal.
  • Haz ejercicio físico; idealmente se recomienda 150 minutos de ejercicio a la semana sin que pasen más de 48 horas entre cada sesión. Este ejercicio debe ser de intensidad moderada; la clave para saber que lo estás haciendo bien es que no puedas conversar fácilmente con tu acompañante.
  • Recuerda mantener actividades de ocio y recreación: sal con tus amigos, con tu pareja, ten un hobbie, hazte voluntario, entre otras.
  • Recuerda mantener un ambiente limpio y organizado, con buena iluminación y ventilación; esto no solamente te hace menos propenso a algunas infecciones sino que mantiene más tranquila tu mente.
  • Una alimentación sana debe ser balanceada con una combinación de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua en cantidades adecuadas. Tu programa de atención te ofrecerá atención por nutrición, ¡aprovéchala al máximo y sigue sus recomendaciones!
  • Evita conductas negativas como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y el consumo de sustancias psicoactivas.
  • Trata de mantener una convivencia sana con tus personas cercanas: compañeros de hogar, familiares, amigos, entre otros.

Especialmente queremos que recuerdes que ante pensamientos y sentimientos negativos que alteren tu calidad de vida, debes consultar al personal de la salud; los servicios de psiquiatría y psicología están a tu servicio y te ofrecerán tratamiento en caso de que lo requieras.

¡Recuerda contactarnos, preguntar y seguirnos!

Si estoy infectado con el VIH… ¿Qué puedo hacer para mantenerme saludable? Parte III

Hábitos alimenticios

A través de los alimentos recibimos la energía y los nutrientes que el cuerpo necesita para cumplir sus diferentes funciones y evitar las infecciones. Cuando no se recibe la alimentación adecuada, el cuerpo se debilita, no funciona bien y se hace más susceptible a todo tipo de enfermedades.

Teniendo en cuenta que el VIH, ataca el sistema inmune, disminuyendo las defensas, garantizar una buena nutrición es muy importante en los pacientes infectados con este virus.

Desde el momento del diagnóstico se debe recibir educación nutricional que permita crear o potenciar hábitos nutricionales saludables los cuales inician con un buen almacenamiento y  preparación de los alimentos, lo que se reflejará en una mejor calidad de vida del paciente infectado, tanto en las fases iniciales como una vez haya iniciado la terapia antiviral.

¡Recuerda comentar, seguirnos y compartir nuestras entradas!