¿Por qué se ha dificultado tanto encontrar una cura para la infección por el VIH?

A pesar de que cada vez se conoce más sobre las características biológicas del virus y como este interactúa con el cuerpo humano y causa el deterioro inmunológico tan significativo que caracteriza esta infección, todas las aproximaciones terapéuticas que se han desarrollado, gracias a este conocimiento, han permitido aumentar la calidad y la expectativa de vida en forma considerable pero no ha permitido desarrollar una cura definitiva. La incapacidad de lograr la eliminación total del virus se debe a varios factores, entre los que se destacan la gran capacidad de mutación que tiene el virus; en otras palabras, cada que el virus se replica tiene la posibilidad de cambiar su apariencia, es decir que algunas de sus proteínas son diferentes y eso hace que eventualmente ese “nuevo virus” no responda bien a los medicamentos antivirales y que el sistema inmune, encargado de controlarlo, no sea capaz de inhibir su replicación. La otra característica de esta infección que ha imposibilitado el desarrollo de una cura, es la capacidad del virus de mantenerse “escondido” en algunas células del sistema inmune, que se convierten en reservorios virales; en estas células, el virus permanece inactivo por largos períodos de tiempo pero eventualmente puede activarse y la célula empezar a producir partículas virales. Al permanecer “escondido”, el virus no puede ser atacado por el sistema inmune ni por los medicamentos antivirales que solo tienen efecto sobre las células que están produciendo virus en forma permanente. Por este motivo, en algunos pacientes que responden muy bien al tratamiento y logran una carga viral indetectable se sabe que siguen siendo portadores del virus y que permanecen los reservorios virales, manteniendo una replicación constante en los tejidos linfoides lo que eventualmente puede aumentar la carga viral en sangre. A pesar de estas dificultades, existen muchos estudios sobre el comportamiento del virus, en particular sobre los reservorios, que pueden generar en un futuro nuevas terapias para la infección.

¡Atrévete a contactarnos! ¡Pregunta y síguenos, te estamos esperando!

¿Qué otros medicamentos debo tomar aparte de los antirretrovirales?

medicamentosEn esta entrada vamos a discutir algunos medicamentos que no son antirretrovirales; es decir, no son específicos para la infección por VIH, pero en algún momento puedes necesitar tomarlos y son básicamente de dos tipos:

  • Aquellos que te defienden de enfermedades oportunistas.
  • Aquellos que sirven para tratar enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes, entre otros.

Ya hemos discutido previamente que las enfermedades oportunistas son infecciones que afectan el cuerpo cuando ya el sistema inmune está muy deteriorado; en algunos casos existe la posibilidad de recibir tratamiento profiláctico, es decir, aquél que se ofrece para que no aparezca la enfermedad, éste es especialmente útil para algunos casos de tuberculosis, neumonía por Pneumocystis jiroveci, entre otras. Algunos ejemplos de estos medicamentos son la isoniacida y el trimetoprim-sulfametoxazol.

Para decidir si es necesario iniciar uno de estos medicamentos es necesario que seas muy juicioso con tus exámenes de rutina como el conteo de linfocitos T CD4+ y asistir siempre a las consultas médicas que tienes programadas; así tu médico sabrá cuando iniciarlos y te explicará qué otras acciones preventivas debes tomar.

También es importante recordar que las personas que viven con la infección por VIH pueden ser más propensas a sufrir de otras enfermedades como lo son la diabetes, la hipertensión, las alteraciones del colesterol, la enfermedad renal crónica y la enfermedad cardiovascular; es por eso que son necesarios los chequeos frecuentes y estar comprometido con tomar los medicamentos suministrados para el control de estas afecciones. Algunos ejemplos de estos medicamentos son la metformina, la atorvastatina, el losartán, entre otros.

Recuerda siempre discutir con tu médico de cabecera la necesidad de tomar estos medicamentos y cómo pueden influir con tu tratamiento antirretroviral de base.

¡Síguenos y contáctanos!

Si estoy infectado con el VIH… ¿Qué puedo hacer para mantenerme saludable? Parte I

  • La actividad física mejora significativamente la calidad de vida. El tipo de ejercicio que se recomienda depende del entrenamiento previo de la persona y de la situación clínica actual. En la medida de lo posible se debe mantener la actividad física a la que se esté acostumbrado; en caso de no tener entrenamiento previo se debe iniciar en forma paulatina e idealmente bajo asesoría profesional. En general, son más recomendables actividades de tipo aeróbico: caminar a buen ritmo, correr, nadar, montar en bicicleta, nadar, etc; se debe realizar al menos 3 veces por semana de 30 a 60 minutos.
  • El descanso nocturno debe ser adecuado, aproximadamente entre 7 y 8 horas diarias.
  • Evitar y/o disminuir al máximo el consumo de alcohol u otro alucinógeno con base en las siguientes consideraciones:
    • El alcohol es incompatible con algunos antirretrovirales, ya que estos se metabolizan en el hígado, y el tratamiento se puede afectar.
    • Cuando se está bajo la influencia de estas sustancias se disminuye la capacidad de juicio y la responsabilidad frente a la práctica de conductas de riesgo.
  • Se debe evitar el consumo de cigarrillo, ya que fumar es una factor de riesgo para varias patologías, disminuye el apetito, favorece varias infecciones y tiene un efecto negativo sobre la higiene bucal.

¡Recuerda comentar, seguirnos y compartir nuestras entradas!

Si estoy infectado con el VIH, ¿Qué exámenes de laboratorio me van a hacer? Parte III

Existen otros exámenes que te los harán por varias razones, algunas de las más importantes son saber si tienes otras enfermedades que requieran atención o tratamiento; o hacer seguimiento durante la terapia antirretroviral, entre ellos:

  • 979-3-cuentos-y-libros-infantiles-del-cuerpo-humanoPruebas hepáticas (AST, ALT, bilirrubinas y fosfatasa alcalina): son cuatro pruebas diferentes que analizan proteínas sintetizadas por el hígado, las cuales aumentan cuando este órgano sufre de algún daño. Se busca tener valores de base para que cuando se inicie la terapia antirretroviral, tu médico pueda tener un valor de referencia que le de la información necesaria para actuar adecuadamente en caso de que haya hepatotoxicidad. Estas pruebas también se alteran en caso de hepatitis la cual es causada por el Virus de la Hepatitis B o el Virus de la Hepatitis C, enfermedades que pueden presentarse junto con la infección por VIH.
  • Pruebas de función renal (Creatinina sérica y uroanalisis): estas pruebas permiten conocer el estado funcional del riñón; esto es importante porque al iniciar la terapia antirretroviral con fármacos como tenofovir, indinavir o atazanavir, se debe tener un valor de base que permita identificar de forma temprana cualquier alteración.
  • Hemograma completo: es un examen muy sencillo que busca evaluar algunas de las células que hay en la sangre como los glóbulos rojos, blancos y las plaquetas. Podrían ordenártelo en diferentes momentos: al inicio para tener un valor de referencia, en caso de que se sospeche una infección (no necesariamente tiene que ser grave), o cuando se está en tratamiento con zidovudina ya que este último puede causar anemia en algunas personas.
  • Perfil lipídico (colesterol total, triglicéridos, HDL): se conoce que altos niveles de colesterol predisponen a enfermedad cardiovascular; por eso siempre harán una primera prueba que permita tener un valor de base y la podrán hacer más seguido si consideran que tienes otros factores de riesgo como el uso de algunos medicamentos que podrían elevar estos valores, el sedentarismo, una dieta inadecuada, entre otros. En caso de que inicialmente esta prueba esté alterada, tu médico deberá decidir si es necesario iniciar medicamentos que mejoren los niveles de colesterol o de triglicéridos.
  • Glicemia en ayunas o pre y pos prandial: este es un examen de sangre que nos permite conocer si tienes dificultades para metabolizar la glucosa (azúcar), como sucede en el caso de la diabetes; se debe tener un valor inicial o de referencia para hacerle seguimiento estrecho a los pacientes que consuman ciertos tipos de medicamentos que aumentan estos valores en sangre y así tomar decisiones como cambiar la terapia o probar con mejores estilos de vida como hacer más ejercicio y comer más sanamente.

¡Recuerda comentar, seguirnos y compartir nuestra página!

Si estoy infectado con el VIH, ¿Qué exámenes de laboratorio me van a hacer? Parte II

Iniciaremos con aquellos que se relacionan con el virus y tu sistema inmunológico:

  • VIHConteo de Células T CD4+: son las grandes comandantes del sistema inmunológico y el principal blanco del virus; por ello, a niveles más bajos consideramos que hay un mayor compromiso de este sistema y mayor riesgo de sufrir otras enfermedades. Para medirlas se toma una pequeña cantidad de sangre y se analiza para aislar únicamente estas células. Este es un examen que te harán con regularidad, idealmente cada 3 a 6 meses y este tiempo se puede espaciar si este conteo permanece estable. Eventualmente, si el conteo disminuye (generalmente a un valor menor de 500) o si decrece rápidamente se debe considerar el inicio de terapia antirretroviral y/o el uso de profilaxis para evitar enfermedades oportunistas. Por el contrario, si después del uso de medicamentos aumentan los niveles de CD4+ podríamos considerar que éstos han sido eficaces.
  • Carga viral: nos indica la replicación del virus en la sangre, por eso cuando los niveles son muy altos (>100,000 copias/mL) también se debe considerar el inicio de antirretrovirales. Este examen se debe hacer cada 3 a 6 meses de forma ideal, o después de más tiempo si se mantienen valores estables. Después del inicio de la terapia, este parámetro debe tener una disminución considerable o reportarse como “indetectable” para considerar que la terapia ha sido exitosa. Si después de algunos meses de usar los medicamentos, este valor no cumple los criterios anteriores, es necesario hacer nuevas pruebas para determinar si estamos ante un virus resistente.
  • Genotipificación: se usa cuando la terapia no es efectiva y se debe descartar la presencia de mutaciones en los genes del virus, porque estas impedirían el adecuado funcionamiento de los medicamentos.
  • HLA-B*5701: todos contamos con genes HLA; estos diferencian y hacen único nuestro sistema inmunológico, debido a su gran diversidad. Son diferenciados con letras (A, B, C, DR, DQ) y números. Esta prueba busca identificar si se tiene este HLA específico ya que diferentes estudios han mostrado que las personas que lo tienen pueden mostrar reacciones adversas al abacavir, uno de los medicamentos que se usan para inhibir al virus. Por esto, a quienes consumen este antirretroviral y presentan algún evento desfavorable, se les hace este test para saber si la reacción presentada fue realmente por el  medicamento u otra causa.

¡Recuerda comentar, seguirnos y compartir nuestra página!

Terapia pre-exposición al VIH (PrEP)

descargaSignifica una profilaxis antes de la exposición al VIH. Consiste en la toma diaria de un medicamento, via oral,  contra el virus, para prevenir la infección por el VIH. Debe ser ordenado por el médico.

Es importante tener en cuenta que este medicamento NO protege contra otras infecciones de transmisión sexual.

Los antirretrovirales más usados en esta presentación son el tenofovir y la emtricitabina, combinación conocida como Truvada®. Estos medicamentos se escogieron ya que solo se necesita tomarlos una vez al día; se han asociado con pocos efectos secundarios y no interactúan con otros medicamentos. En un estudio clínico controlado, en hombres que tienen sexo con hombres, con alto riesgo de adquirir el virus mediante relaciones sexuales se demostró una protección de alrededor del 50%.

El ensayo clínico demostró buena tolerancia y efectos secundarios leves como náuseas las cuales disminuyeron con el paso del tiempo. Lo más importante, no se observó resistencia al medicamento en el caso de las personas que finalmente se infectaron.

Los microbicidas también son considerados un tipo de PrEP de uso tópico.

¿En qué condiciones se recomienda el uso de  PrEP?

En hombres que tienen sexo con hombre y que estén en alto riesgo de contraer VIH, por ejemplo porque tengan relaciones sexuales con un compañero infectado. 

En individuos que tengan al menos dos pruebas negativas para anticuerpos con tra el VIH. SI hay una exposición reciente se debe esperar el tiempo necesario para descartar una infección aguda por el VIH.

NUNCA debe utilizarse como único método de prevención; debe ser parte de un programa integral de prevención, el cual incluya asesoría sobre disminución de  riesgos y sobre la importancia de la adherencia, y donde se promueva el uso del condón y del diagnóstico y tratamiento de otras infecciones de trasmisión sexual.

Mitos y realidades sobre el VIH, parte III

¡Que bueno que iniciemos un nuevo año juntos! continuamos entonces con nuestra serie de mitos y realidades sobre el VIH:

5. Las personas que adquieren el VIH mueren muy pronto.

MITO

Actualmente, con el uso de la terapia antirretroviral son cada vez más las personas infectadas con VIH que alcanzan edades avanzadas; incluso se calcula que cerca del 10% de los adultos que viven con la infección en países desarrollados tienen más de 50 años, cifra que seguramente aumentará con el paso del tiempo, lo cual genera nuevos retos a la hora de mantener una vida saludable; por eso, la recomendación es siempre ir con tu médico de cabecera cuando tengas dudas, hacer ejercicio y tener una alimentación muy sana.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas y páginas web:

6. El VIH sólo le da a las personas homosexuales, trabajadoras sexuales y aquellos que usan drogas intravenosas.

MITO

Esta fue una idea que llegó a ser muy común en la década de los ochenta, cuando al VIH se le conocía como la enfermedad de las cuatro Hs: homosexuales, hemofílicos, haitianos y heroinómanos; lo cierto es que si bien existen grupos poblacionales con más probabilidad de adquirir la infección por sus conductas de riesgo como los que mencionamos, CUALQUIER PERSONA, sin importar su raza, género, edad, orientación sexual o creencia religiosa si no lleva una vida sexual activa responsable, consciente y segura PUEDE ADQUIRIR LA INFECCIÓN. Por eso, la invitación es a que siempre utilices preservativo sin importar si vas a tener una relación sexual vaginal, anal u oral.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas:

¡Recuerda que puedes comentar, preguntar, seguirnos e inscribirte para recibir nuestras entradas!