Si estoy infectado con el VIH, ¿Qué exámenes de laboratorio me van a hacer? Parte II

Iniciaremos con aquellos que se relacionan con el virus y tu sistema inmunológico:

  • VIHConteo de Células T CD4+: son las grandes comandantes del sistema inmunológico y el principal blanco del virus; por ello, a niveles más bajos consideramos que hay un mayor compromiso de este sistema y mayor riesgo de sufrir otras enfermedades. Para medirlas se toma una pequeña cantidad de sangre y se analiza para aislar únicamente estas células. Este es un examen que te harán con regularidad, idealmente cada 3 a 6 meses y este tiempo se puede espaciar si este conteo permanece estable. Eventualmente, si el conteo disminuye (generalmente a un valor menor de 500) o si decrece rápidamente se debe considerar el inicio de terapia antirretroviral y/o el uso de profilaxis para evitar enfermedades oportunistas. Por el contrario, si después del uso de medicamentos aumentan los niveles de CD4+ podríamos considerar que éstos han sido eficaces.
  • Carga viral: nos indica la replicación del virus en la sangre, por eso cuando los niveles son muy altos (>100,000 copias/mL) también se debe considerar el inicio de antirretrovirales. Este examen se debe hacer cada 3 a 6 meses de forma ideal, o después de más tiempo si se mantienen valores estables. Después del inicio de la terapia, este parámetro debe tener una disminución considerable o reportarse como “indetectable” para considerar que la terapia ha sido exitosa. Si después de algunos meses de usar los medicamentos, este valor no cumple los criterios anteriores, es necesario hacer nuevas pruebas para determinar si estamos ante un virus resistente.
  • Genotipificación: se usa cuando la terapia no es efectiva y se debe descartar la presencia de mutaciones en los genes del virus, porque estas impedirían el adecuado funcionamiento de los medicamentos.
  • HLA-B*5701: todos contamos con genes HLA; estos diferencian y hacen único nuestro sistema inmunológico, debido a su gran diversidad. Son diferenciados con letras (A, B, C, DR, DQ) y números. Esta prueba busca identificar si se tiene este HLA específico ya que diferentes estudios han mostrado que las personas que lo tienen pueden mostrar reacciones adversas al abacavir, uno de los medicamentos que se usan para inhibir al virus. Por esto, a quienes consumen este antirretroviral y presentan algún evento desfavorable, se les hace este test para saber si la reacción presentada fue realmente por el  medicamento u otra causa.

¡Recuerda comentar, seguirnos y compartir nuestra página!

Anuncios

Si tengo la infección por VIH, ¿Qué vacunas debo ponerme?

Recuerda que antes que nada, debes consultar con tu médico para conocer si tu esquema de vacunación está completo y en caso de que no lo esté, cuáles vacunas te hacen falta.

Idealmente debes vacunarte con el esquema nacional y tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Influenza de forma anual, debido al alto riesgo de neumonía por este virus.
  • Virus del Papiloma Humano, aunque si la citología vaginal o anogenital revela que ya tienes este virus, la eficacia de la vacuna es muy controvertida y debes consultar con tu médico si realmente es necesaria en tu caso.
  • Virus de la hepatitis B, aunque en teoría todas las personas a la edad adulta ya deberíamos tener este esquema completo, es posible que por distintas razones esto no sea así; por eso, lo ideal es completar las dosis de vacunación y hacer un examen de anticuerpos posvacunales, que permiten ver la respuesta de tu sistema inmunológico ante la vacuna y comprobar que esta sí fue efectiva.
  • Virus de la hepatitis A.
  • Neisseria meningitidis en dos dosis de vacuna conjugada y completar el esquema con polisacáridos; esto previene la meningitis por este microrganismo.
  • Neumococo idealmente con la vacuna conjugada 13-valente, esto previene enfermedades graves por Streptococcus pneumoniae causante de neumonía e infecciones sistémicas.
  • Varicela, sobre todo en personas que no hayan padecido de esta infección en la infancia, previene la varicela grave y el herpes zóster. NO se debe aplicar cuando el conteo de células T CD4+ es menor de 200 cel/uL o si ya se tiene diagnóstico de SIDA.
  • Virus de la fiebre amarilla, especialmente en aquellos que viven en zonas donde este virus es muy común. Está contraindicada en algunos tipos de cáncer, cuando el conteo de células T CD4+ es menor de 200 cel/uL o se tiene diagnóstico previo de SIDA.

Es importante tener en cuenta que NINGUNO de los convivientes con una persona infectada por el VIH debe recibir la vacuna de polio oral, ya que puede poner en riesgo la salud del paciente; en estos casos se debe usar la vacuna de polio intramuscular, la cual está disponible en nuestro medio.

¿Cuál es la célula a la que el VIH-1 afecta?

Aunque existen varias células del sistema inmune en la cuales el virus puede entrar y replicarse, la principal célula blanco del VIH-1 son una población de linfocitos T conocidos como linfocitos T CD4+, o linfocitos T ayudadores. Los linfocitos T CD4+ son una de las células más importantes ya que actúan como los comandantes de la respuesta inmune a diferentes microorganismos, durante la infección por el VIH-1 hay una destrucción masiva de estas células, causando en la persona infectada una inmunodeficiencia severa que se caracteriza porque el paciente no tiene la capacidad de combatir otras infecciones y eventualmente puede llegar a desarrollar diversos tumores.