¿Es importante realizar actividad física si tengo VIH?

Aunque ejercitarse no controla la progresión de la infección por el VIH, el ejercicio físico si permite sentirse más saludable física y mentalmente.

Entre las ventajas de realizar actividades físicas están el aumento de la masa muscular, de la fuerza muscular y ósea  y la resistencia física. Además, favorece la disminución en el torrente sanguíneo de los niveles de colesterol, y triglicéridos, y un aumento de HDL, también conocido como “colesterol bueno”; también ayuda controlar niveles de azúcar en sangre. Realizar ejercicio periódicamente contribuye al aumento del apetito, mejora la calidad del sueño, aumenta los niveles de energía,  disminuyendo los niveles de cansancio, estrés y depresión.

En pacientes con VIH recibiendo tratamiento antiviral se ha encontrado que cerca del 45% de las causas de muerte no están asociadas con la infección, sino con otras condiciones como lo son las enfermedades cardiovasculares. Esta tendencia sugiere que los pacientes con VIH además de adherirse a un tratamiento antiviral deberán mejorar su calidad de vida mediante la disminución de factores de riesgo que causen otras condiciones crónicas, los cuales pueden reducirse mediante la actividad física. Por otro lado, aunque las terapias antirretrovirales incrementan la esperanza de vida de las personas con VIH, algunos de estos tratamientos contienen inhibidores de proteasas, los cuales pueden inducir lipodistrofia (aumento de niveles en suero de colesterol, triglicéridos y resistencia a la insulina) como otros cambios metabólicos resultando en un inminente riesgo cardiovascular e inflamación, lo cual hace aún más relevante la actividad física en personas viviendo con VIH/SIDA usando este tipo de tratamientos.

Debido a los diferentes efectos positivos que brinda el ejercicio físico, aconsejamos y enfatizamos  la inclusión de este hábito en pacientes con VIH/SIDA, lo cual genera una mejor calidad de vida y favorece la respuesta a los tratamientos antivirales.

22902624_xl

Fuente:

Dudgeon. Moderate-Intensity Exercise Improves Body Composition and Improves PhysiologicalMarkers of Stress in HIV-InfectedMen. International Scholarly Research Network ISRN AIDS. 2012.

¡Síguenos! ¡Queremos que participes!

¿Por qué se ha dificultado tanto encontrar una cura para la infección por el VIH?

A pesar de que cada vez se conoce más sobre las características biológicas del virus y como este interactúa con el cuerpo humano y causa el deterioro inmunológico tan significativo que caracteriza esta infección, todas las aproximaciones terapéuticas que se han desarrollado, gracias a este conocimiento, han permitido aumentar la calidad y la expectativa de vida en forma considerable pero no ha permitido desarrollar una cura definitiva. La incapacidad de lograr la eliminación total del virus se debe a varios factores, entre los que se destacan la gran capacidad de mutación que tiene el virus; en otras palabras, cada que el virus se replica tiene la posibilidad de cambiar su apariencia, es decir que algunas de sus proteínas son diferentes y eso hace que eventualmente ese “nuevo virus” no responda bien a los medicamentos antivirales y que el sistema inmune, encargado de controlarlo, no sea capaz de inhibir su replicación. La otra característica de esta infección que ha imposibilitado el desarrollo de una cura, es la capacidad del virus de mantenerse “escondido” en algunas células del sistema inmune, que se convierten en reservorios virales; en estas células, el virus permanece inactivo por largos períodos de tiempo pero eventualmente puede activarse y la célula empezar a producir partículas virales. Al permanecer “escondido”, el virus no puede ser atacado por el sistema inmune ni por los medicamentos antivirales que solo tienen efecto sobre las células que están produciendo virus en forma permanente. Por este motivo, en algunos pacientes que responden muy bien al tratamiento y logran una carga viral indetectable se sabe que siguen siendo portadores del virus y que permanecen los reservorios virales, manteniendo una replicación constante en los tejidos linfoides lo que eventualmente puede aumentar la carga viral en sangre. A pesar de estas dificultades, existen muchos estudios sobre el comportamiento del virus, en particular sobre los reservorios, que pueden generar en un futuro nuevas terapias para la infección.

¡Atrévete a contactarnos! ¡Pregunta y síguenos, te estamos esperando!