Mitos y realidades sobre el VIH, parte V

Por ahora damos por terminado la serie de mitos y realidades sobre el VIH, ¡pero no dudes en enviarnos tus preguntas y pronto les estaremos dando respuesta!

9. Si una persona tiene VIH se le nota en la cara.

MITO

Anteriormente, las personas con VIH que no recibían tratamiento oportuno, porque se conocía muy poco de la infección, desarrollaban un tipo de cáncer de piel conocido como el Sarcoma de Kaposi y este se manifestaba con lesiones color rojizo o púrpura en sitios como el rostro, los brazos o las piernas. Sin embargo, hoy en día, los pacientes reciben medicamentos de forma temprana y el Sarcoma de Kaposi se ha vuelto menos común; con un buen manejo de la infección los pacientes con VIH pueden verse y sentirse saludables, sin ningún tipo de lesión o evidencia en el rostro o en alguna otra parte del cuerpo que revele su infección.

Si deseas saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas:

10. Existen personas inmunes al VIH que no pueden contraer la infección.

REALIDAD

Existen personas que tienen características genéticas poco comunes que hacen menos probable contraer la infección, la mutación más conocida es llamada “Delta 32” y es más común en el continente europeo. Existen muchas otras mutaciones igualmente poco comunes que, si bien logran disminuir la probabilidad de infección, tampoco la reducen a cero; por ello, es importante recordar que siempre se debe usar protección tipo condón en cualquier relación sexual sea vaginal, anal u oral.

¡Recuerda escribirnos, comentar, compartir nuestras publicaciones e inscribirte!

Anuncios

Mitos y realidades sobre el VIH, parte III

¡Que bueno que iniciemos un nuevo año juntos! continuamos entonces con nuestra serie de mitos y realidades sobre el VIH:

5. Las personas que adquieren el VIH mueren muy pronto.

MITO

Actualmente, con el uso de la terapia antirretroviral son cada vez más las personas infectadas con VIH que alcanzan edades avanzadas; incluso se calcula que cerca del 10% de los adultos que viven con la infección en países desarrollados tienen más de 50 años, cifra que seguramente aumentará con el paso del tiempo, lo cual genera nuevos retos a la hora de mantener una vida saludable; por eso, la recomendación es siempre ir con tu médico de cabecera cuando tengas dudas, hacer ejercicio y tener una alimentación muy sana.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas y páginas web:

6. El VIH sólo le da a las personas homosexuales, trabajadoras sexuales y aquellos que usan drogas intravenosas.

MITO

Esta fue una idea que llegó a ser muy común en la década de los ochenta, cuando al VIH se le conocía como la enfermedad de las cuatro Hs: homosexuales, hemofílicos, haitianos y heroinómanos; lo cierto es que si bien existen grupos poblacionales con más probabilidad de adquirir la infección por sus conductas de riesgo como los que mencionamos, CUALQUIER PERSONA, sin importar su raza, género, edad, orientación sexual o creencia religiosa si no lleva una vida sexual activa responsable, consciente y segura PUEDE ADQUIRIR LA INFECCIÓN. Por eso, la invitación es a que siempre utilices preservativo sin importar si vas a tener una relación sexual vaginal, anal u oral.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas:

¡Recuerda que puedes comentar, preguntar, seguirnos e inscribirte para recibir nuestras entradas!

Mitos y realidades sobre el VIH, parte II

¡Que bueno que regresaste! A continuación los mitos de esta semana:

3. Todas las personas con VIH tienen apariencia enfermiza y siempre están en los hospitales.

MITO

En algunos casos, cuando el compromiso del sistema inmune es muy grave, las personas con la infección pueden tener enfermedades serias que amenazan su vida, por ello requieren tratamiento médico especializado. Sin embargo, la gran mayoría de personas que viven con VIH y tienen controlada la infección, hacen ejercicio regular y se alimentan bien, pueden llevar una vida igual de plena y saludable que la de las demás personas, sólo con algunas particularidades como el consumo de la terapia antirretroviral.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes visitar las siguientes entradas:

4. El SIDA y el VIH son lo mismo.

MITO

El VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana y una persona puede estar infectada con este microrganismo sin estar enferma, sin manifestar síntomas o malestares, incluso puede que ni siquiera sepa que adquirió la infección, el SIDA es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y se refiere a un estado más crítico de la infección con infecciones graves y un compromiso marcado del sistema inmunológico. Por eso, sería correcto decir algo como lo siguiente: no todas las personas que tiene la infección por VIH tienen SIDA, pero aquellas que tienen SIDA es porque tienen infección por VIH.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas:

Recuerda seguirnos, comentar e inscribirte… ¡únete a nuestra familia!

Mitos y realidades sobre el VIH, parte I

Bienvenido de nuevo, hoy damos inicio a una serie de 10 mitos y realidades sobre el VIH, publicaremos dos semanales, así que… ¡Regresa pronto!

1. El VIH fue un invento de los grandes gobiernos para manipular o extinguir a la población marginada.

MITO

A pesar de lo interesantes que puedan ser estas historias fantasiosas que generan paranoia colectiva, la historia de cómo surgió el VIH dista de ser un invento de grandes gobiernos o corporaciones farmacéuticas. Actualmente, con técnicas de secuenciación genómica (aquellas que nos permiten el análisis del ADN y el ARN de las distintas especies) nos han permitido conocer que el VIH es un virus derivado del VIS (Virus de la Inmunodeficiencia Simiana) el cual padecían algunas especies de chimpancés, se cree que aproximadamente en 1900 el virus hizo un salto de especie a la raza humana y los mecanismos más probables fueron a través de la caza y el consumo de la carne de estos animales, inicialmente, la infección estuvo confinada a poblaciones africanas pequeñas hasta que a través del Río Congo llegó a núcleos urbanos  de más rápida propagación, allí el virus se diseminó a través del contacto sexual hasta que aproximadamente en 1970 llegó al mundo desarrollado a través de viajeros misioneros haitianos que hacían viajaban a África; finalmente, en 1980 se detectaron los primeros casos en San Francisco, Estados Unidos y se inicio una carrera no sólo para detectar el microrganismo sino para buscar un medicamento que permitiera a los afectados tener mayores esperanzas de vida.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar la siguiente entrada: https://coconoceydecideaprendiendodelvih.wordpress.com/2013/11/07/cual-es-el-origen-del-vih/

2. Los antirretrovirales son los que causan enfermedad, no el virus.

MITO

Este mito en particular es muy peligroso. Antes que nada, queremos que sepas varias cosas: la infección por VIH es lenta, eso quiere decir que para que una persona con la infección tenga síntomas graves puede pasar mucho tiempo (desde 5 hasta 10 años, en promedio), pero durante todo ese tiempo, el sistema inmune que nos protege de la infecciones se ha estado deteriorando progresivamente; esto último es lo que se quiere prevenir con el uso de los medicamentos llamados antirretrovirales que mantienen la replicación del virus a niveles muy bajos. Sin embargo, es siempre importante saber que TODOS los medicamentos que tomamos tienen efectos adversos, los antirretrovirales en particular, pueden causar malestar gastrointestinal, dolor de cabeza, ansiedad, muchos de ellos pueden desaparecer con el transcurso del tiempo o si no lo hacen y te impiden tu vida cotidiana, siempre puedes hablar con tu médico para hacer un ajuste en la terapia. Lo importante entonces es saber, que si debes iniciar la terapia antirretroviral no debes detenerla a pesar de la información engañosa que puedas encontrar en algunos sitios de internet o proveniente de otras personas, sino que debes llenarte de valentía y fuerza para continuar con la terapia y solucionar tus dudas con tu médico de confianza.

Recuerda seguirnos, comentar e inscribirte… ¡únete a nuestra familia!