¿Cuál es la polémica alrededor del origen no infeccioso del SIDA?

El SIDA se describió en 1981 y dos años más tarde se identificó al VIH como su agente causal. Sin embargo hoy, después de muchos años de investigación, existe un grupo de personas que aún promueven el origen no infeccioso de esta inmunodeficiencia, negando la existencia del VIH y postulando como causa una variedad de factores tóxico-nutricionales que pueden actuar solos, o en conjunto para «estresar» el sistema inmune y producir la inmunodeficiencia grave, característica del SIDA.

Afortunadamente, la existencia del VIH y su asociación causal con el SIDA han sido corroboradas por diferentes investigadores quienes han demostrado claramente el origen infectocontagioso de esta enfermedad. De hecho, para poder identificar la causa de una enfermedad se deben cumplir varios postulados o requisitos, los cuales se han cumplido en este caso.

Es por eso que consideramos que la controversia sobre la etiología del SIDA, si bien se justificó en los primeros años de la epidemia, debe ser reconsiderada a la luz de la evidencia científica acumulada en las últimas décadas.

En este momento los esfuerzos de las distintas investigaciones se concentran en el diseño de vacunas eficientes y en implementar terapias que mejoren la calidad y expectativa de vida de quienes se encuentran infectados con este virus.

Mitos y realidades sobre el VIH, parte II

¡Que bueno que regresaste! A continuación los mitos de esta semana:

3. Todas las personas con VIH tienen apariencia enfermiza y siempre están en los hospitales.

MITO

En algunos casos, cuando el compromiso del sistema inmune es muy grave, las personas con la infección pueden tener enfermedades serias que amenazan su vida, por ello requieren tratamiento médico especializado. Sin embargo, la gran mayoría de personas que viven con VIH y tienen controlada la infección, hacen ejercicio regular y se alimentan bien, pueden llevar una vida igual de plena y saludable que la de las demás personas, sólo con algunas particularidades como el consumo de la terapia antirretroviral.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes visitar las siguientes entradas:

4. El SIDA y el VIH son lo mismo.

MITO

El VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana y una persona puede estar infectada con este microrganismo sin estar enferma, sin manifestar síntomas o malestares, incluso puede que ni siquiera sepa que adquirió la infección, el SIDA es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y se refiere a un estado más crítico de la infección con infecciones graves y un compromiso marcado del sistema inmunológico. Por eso, sería correcto decir algo como lo siguiente: no todas las personas que tiene la infección por VIH tienen SIDA, pero aquellas que tienen SIDA es porque tienen infección por VIH.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar las siguientes entradas:

Recuerda seguirnos, comentar e inscribirte… ¡únete a nuestra familia!

¿Cuánto tarda una persona infectada con el VIH en desarrollar SIDA?

La infección por el VIH es un proceso muy variable y complejo que depende de muchos factores tanto virales, como del hospedero y de factores externos. La eliminación marcada de los linfocitos T y las infecciones oportunistas que definen el SIDA, se presentan en un promedio entre 8-10 años después de adquirir la infección, en la gran mayoría de pacientes infectados (aproximadamente en el 80%). Sin embargo, hay personas que desarrollan SIDA en un periodo mucho más corto, normalmente antes de cinco años después de la infección. Así mismo, hay personas cuya progresión a SIDA es mucho más lenta y el período asintomático se puede prolongar por más de 12 años.

La atención médica oportuna puede ayudar a prolongar el período asintomático de infección y la calidad y expectativa de vida de las personas infectadas.

¿Cuáles son los riesgos de que dos personas infectadas tengan relaciones sexuales entre sí?

Una persona infectada que se exponga nuevamente al virus puede re-infectarse con una cepa diferente. La dificultad mayor en esta situación es que existen cepas que pueden ser más virulentas (causar más daño) o que sean resistentes a algunos de los medicamentos disponibles. Por lo tanto una persona que se reinfecte puede progresar más rápidamente hacia el SIDA y puede no ser tan susceptible a los diferentes medicamentos antirretrovirales que existen, haciendo  más difícil el control de la infección.